Últimos temas
Noches Cálidas [Asamblea]Hoy a las 1:38 am por Estrella de Sauce
Solicitud de cierre de temasAyer a las 7:57 pm por Blima de Fuego
Reunión – Rol ABIERTO – Clan del Viento Ayer a las 4:19 pm por Amapola Azul
Registro de hierbasDom Jul 21, 2024 9:49 pm por Administración

Bienvenido,

Ambientación

Estación de la Hoja Verde ⸺ 24°C a 31°C

Durante generaciones, los cuatro clanes de gatos que viven en el bosque se han mantenido viviendo en armonía, guiados por sus antepasados y el código guerrero. Aunque la Estación sin Hojas es dura para todos, se mantienen firmes y el Clan Estelar vela que éstos serán proveídos de abundantes presas, hierbas y crías en la próxima Estación de la Hoja Nueva. El río se descongela de a poco, permitiendo que los peces vuelvan a nadar y el Clan del Río se abastezca, los gatos del Clan del Viento corren por el páramo y se meten a los… ¿Túneles? El Clan de la Sombra caza con la oscuridad de la noche, y el Clan del Trueno descansa en las Rocas Soleadas mientras patrullan su frontera con el Clan del Río. Los Cuatro Árboles se alzan poderosamente dividiendo el territorio de los pacíficos cuatro clanes, ¡Espera! ¿Los Cuatro Árboles..?
¡Apertura! Sean bienvenidos
No hay nada nuevo por aquí
No hay nada nuevo por aquí
No hay nada nuevo por aquí

Arrendajo Sereno
Arrendajo Sereno
Icon : Pequeña charla | Arrendajo Sereno y Estrella de Sauce. Y7wBx39
Mensajes : 7
Estrellas : 497
HP :
Pequeña charla | Arrendajo Sereno y Estrella de Sauce. GUbV6ZC100 / 100100 / 100Pequeña charla | Arrendajo Sereno y Estrella de Sauce. OTJM0pM
Género : Masculino
Rango : Curandero
Moderador
El sol de la Estación de la Hoja Verde se elevaba alto en el cielo, sus cálidos rayos bañando el claro del campamento. Rara vez la luz del sol lograba alumbrar todo el espacio, densamente protegido por el follaje de los pinos, que parecían querer ocultarlos con recelo. Sin embargo, unos grandes y brillantes parches cubrían algunas partes del lodoso suelo, que no tardaría mucho en secarse, aguardando a la noche para humedecerse de nuevo.

Arrendajo Sereno no pudo evitar soltar un resoplido, consciente de que tan pronto como se pasase por la guarida de los veteranos, cierta gata se pasaría toda la tarde quejándose sobre cómo mañana por la mañana se ensuciaría las zarpas y no sería capaz de limpiarlas. Pero después de tantas lunas conociéndola, sabía que con darle la razón y dejarla continuar hablando sola ya se sentiría mejor. Era su forma de comunicarse sin sentirse indefensa ante los demás.

Todavía quedaba un buen rato hasta el atardecer, por lo que no tendría que preocuparse por eso… de momento. Atento a lo que sucedía en el claro, observó desde el interior de su guarida a una patrulla fronteriza regresar y su ruidosa conversación desconcentrarlo brevemente de lo que tenía que hacer. Aunque, a decir verdad, tampoco era mucho. No pudo evitar sentirse algo solo, recordando los largos días calurosos en los que acompañó a Nube Tormentosa con sus tareas. Había pasado una luna desde su muerte, pero la guarida seguía sintiéndose vacía sin ella. A medida que pasaban los días, su propio aroma empujaba al de su antigua mentora, ahora prácticamente un recuerdo lejano.

Entristecido, Arrendajo Sereno abandonó las bayas que estaba reorganizando y las arrojó sin mucho cuidado de vuelta a su sitio. Más tarde revisaría cuáles se podían aprovechar y cuáles no; en plena Estación de la Hoja Verde, había suficientes creciendo en los arbustos y matorrales a lo largo y ancho del territorio. Estaba a punto de erguirse y salir de la guarida, tal vez para detenerse a conversar un poco con algún gato del claro, cuando escuchó unos pasos pesados, unos que reconoció perfectamente.

“¿Estrella de Sauce? ¿Qué hace—? Oh, cagarrutas de zorro…” pensó, recordando de golpe la revisión de la líder. Por unos momentos se aguantó las ganas de arrancarse sus propios bigotes. ¿Cómo pudo haberse olvidado? Si fue él mismo quien le aconsejó pasarse para ver qué tal había sanado su hombro tras haber hecho un esfuerzo demasiado grande en un entrenamiento.
Estrella de Sauce
Estrella de Sauce
Icon : Pequeña charla | Arrendajo Sereno y Estrella de Sauce. 1AsrHz9
Mensajes : 13
Estrellas : 401
HP :
Pequeña charla | Arrendajo Sereno y Estrella de Sauce. GUbV6ZC100 / 100100 / 100Pequeña charla | Arrendajo Sereno y Estrella de Sauce. OTJM0pM
Género : Femenino
Rango : Líder
Usuario
Con el transcurso del día, la patrulla del alba ya estaba de regreso al campamento mientras que la del mediodía se alistaba para su pronta ida. El sol ardería sobre sus lomos si no fuera por la humedad que el entorno les otorgaba, brindándoles protección a base de sombras más frescas y reconfortantes; esos lugares eran bien recibidos por la líder, que con un pelaje denso tendía a batallar por algo de fresquito. No era raro que por ello, las veces que asistiera a las patrullas llegase con gotitas resbalándose de las puntas de su manto.

Con el peso extra de la humedad, sus desgarbados pasos hicieron eco en la entrada de la Guarida del Curandero. Era de buena educación maullar para anunciar su llegada, sin embargo aquellos pasitos hasta frente a las aulagas le permitieron saber que ya la esperaba.

—Tan atento como siempre, Arrendajo Sereno —tras descubrir su rostro de la entrada principal, sus luminosos ojos apuntaron a los de su familiar. Solo esos meros segundos en los que se mantuvo con una expresión de sorpresa antes de volver a la calma de siempre le dieron la sospecha de que, nuevamente, había estado muy metido en su mundillo interior— ¿Estás muy ocupado?

Su cola se arrastró detrás de ella. Aunque su postura no hubiera cambiado demasiado, sí que parecía inclinar su cuerpo sobre el apoyo del omóplato contrario al que tenía que hacerse revisar.
Arrendajo Sereno
Arrendajo Sereno
Icon : Pequeña charla | Arrendajo Sereno y Estrella de Sauce. Y7wBx39
Mensajes : 7
Estrellas : 497
HP :
Pequeña charla | Arrendajo Sereno y Estrella de Sauce. GUbV6ZC100 / 100100 / 100Pequeña charla | Arrendajo Sereno y Estrella de Sauce. OTJM0pM
Género : Masculino
Rango : Curandero
Moderador
No pudo evitar desviar la mirada, algo incómodo por el halago. Hoy no estaba siendo realmente atento, pero prefirió no decir nada y asentir en agradecimiento. Se dio la vuelta y cubrió el montón de bayas que había abandonado con uno de los helechos, consciente de que estuvo muy cerca de dejarlas a merced de los insectos. Agradeció internamente la pronta llegada de la líder, quien acababa de salvar parte de las reservas, aunque esta no lo supiera.

—Ah, no. Todo lo contrario, Estrella de Sauce. Terminé de reorganizar algunos suministros… por lo que llegaste en el momento adecuado —comentó con una sonrisa forzada—. Bien, veamos ese hombro.

Cruzó la guarida en un par de zancadas y, con un leve gesto de la cabeza, le indicó que tomase asiento. Lo primero que hizo fue observar su postura y frunció el ceño al ver que no ponía demasiado peso sobre su pata derecha. Le dedicó una mirada descontenta, consciente de que probablemente no había reposado tal y como se lo indicó ayer por la tarde. Aun así, no dijo nada. No poder llevar a cabo sus actividades con normalidad era castigo suficiente.

—Ayer me dio la impresión de que se trataba de una leve inflamación en el músculo. Algo que con reposo debería haber sanado a estas alturas. Pero si se fuerza demasiado, puede llevar a una contractura, más dolorosa y, por lo tanto, de recuperación más tardía —explicó en un tono algo cortante, pero no agresivo o hiriente. Para demostrar su punto, acercó la zarpa y presionó la zona—. ¿Sientes dolor? ¿Una sensación punzante en específico?

El curandero agitó la punta de la cola, algo molesto, pero entretenido. Esto le recordó a Nube Tormentosa, a quien le gustaba enseñar a los aprendices y guerreros más jóvenes a hacerle caso de esta forma. Podía ser algo cruel, no obstante, era muy efectivo.
Estrella de Sauce
Estrella de Sauce
Icon : Pequeña charla | Arrendajo Sereno y Estrella de Sauce. 1AsrHz9
Mensajes : 13
Estrellas : 401
HP :
Pequeña charla | Arrendajo Sereno y Estrella de Sauce. GUbV6ZC100 / 100100 / 100Pequeña charla | Arrendajo Sereno y Estrella de Sauce. OTJM0pM
Género : Femenino
Rango : Líder
Usuario
Hizo un vago movimiento con la cabeza, cediendo a su invitación mansamente. En su paso, claro, cuidó el esfuerzo sobre el molesto omóplato, pero al apoyarlo de igual forma no parecía salírsele alguna expresión que indicase su incomodidad. ¿Estaría fingiendo o no era un gran problema?

En cuanto sus patas apoyaron su peso sobre el siempre mullido lecho de la guarida, sus cuartos traseros encontraron reposo. Sus orejas se inclinaron hacia adelante, observando con el mentón ligeramente más abajo al contrario frente a ella, con quién casi compartían la misma altura.

A pesar de la despreocupación en el rostro relajado de Estrella de Sauce, sus ojos hacían hincapié en el ceño fruncido del contrario. Daba hasta algo de gracia; o le causaba, dentro suyo, más que ternura cuando se preocupaba firmemente por el estado de salud de sus pacientes. Mirarlo desde el punto de vista en el que alguien tenía cicatrices que no podía borrar o condiciones permanentes —como la desviación de su mordedura— era incluso conmovedor. Ciertamente no deseaba que se supieran de estos pensamientos. Haría más que lo posible por mostrarle respetos a alguien cuya estadía en el cargo había sido más longeva que la suya... siempre y cuando fuese alguien que poseyese alta estima por su parte.

—¿Oh? Ahh, el reposo —su cara permaneció destensada, sin embargo, el indicio de una expresión risueña amenazaba con estirar esos músculos faciales—. Pues...

Disimuladamente, Estrella de Sauce desvió la mirada. Sus palabras estaban a punto de desviarse hacia una excusa justificación totalmente comprensible, pero un pinchazo supo guiar su atención de regreso en el momento. No fue con brusquedad; Estrella de Sauce estaba más que acostumbrada a no ser bruta con sus movimientos desde nacimiento, principalmente para no espantar a sus compañeros —o empujarlos/derribarlos— así que Arrendajo Sereno hubiera recibido una pequeña tensión del músculo de su parte, y a la mayor observando la zona con cierta curiosidad.

—Siento al músculo reaccionar. Pero como bien dices, debería de irse con reposo, ¿no? —una expresión algo inocentona cubrió su rostro al terminar, esperando alguna clase de nueva reprimenda o sermón por parte del conocedor.
Arrendajo Sereno
Arrendajo Sereno
Icon : Pequeña charla | Arrendajo Sereno y Estrella de Sauce. Y7wBx39
Mensajes : 7
Estrellas : 497
HP :
Pequeña charla | Arrendajo Sereno y Estrella de Sauce. GUbV6ZC100 / 100100 / 100Pequeña charla | Arrendajo Sereno y Estrella de Sauce. OTJM0pM
Género : Masculino
Rango : Curandero
Moderador
Arrendajo Sereno suspiró, su cola moviéndose en un lento y medido vaivén. La inocencia en la expresión de Estrella de Sauce no lo engañaba, pero sabía que la líder tenía un punto. Sin embargo, su orgullo, un valor inculcado por su queridísima y tosca madre, jamás le permitiría admitirlo así como así. Especialmente cuando se trataba de ella en particular, con su actitud tan seria con los extraños, aunque tan cálida (en términos de un gato del Clan de la Sombra) y juguetona con los suyos que parecía comportarse como una aprendiza. Más cuando sus lesiones eran propias de una.

—Sí, debería irse con reposo —repitió, su tono algo más suave—. Pero necesitas tomarte en serio estas recomendaciones, Estrella de Sauce. Si no dejas que el músculo se recupere por completo, podrías terminar con una lesión mucho más grave. No quiero verte incapacitada por algo que se puede evitar con un poco de descanso y paciencia. ¿Qué diría Guijarro Partido? Estoy seguro de que poco más y te arrancaba una oreja—hizo una corta pausa y agregó malicioso —, aunque tampoco se lo impediría.

Se acercó un poco más, observando de cerca la zona inflamada. Casos mucho peores habían pasado por sus zarpas (en verdad, por las de Nube Tormentosa) y lograron recuperarse sin problemas, aunque sí con muchas quejas al estar inmovilizados.

—Si lo deseas, podría darte algún remedio para ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor —dijo mientras terminaba de revisar el omóplato—. Pero no es un sustituto para el reposo. Prométeme que te tomarás al menos un par de días para descansar y no forzar el hombro. Podemos arreglar las patrullas para que no tengas que participar en ellas por un tiempo.

Arrendajo Sereno quedó satisfecho con la revisión y se apartó, mirando a la líder con seriedad, pero también con un toque de preocupación genuina.

—Es importante para el clan que estés en buena forma, y eso incluye cuidar de tu salud. Así que, por favor, sigue mis indicaciones esta vez. Lo último que necesita el Clan de la Sombra es a una líder tan cabezota como los cerebros de sapo del Clan del Trueno, que siguen cazando en las Rocas de las Serpientes.
Estrella de Sauce
Estrella de Sauce
Icon : Pequeña charla | Arrendajo Sereno y Estrella de Sauce. 1AsrHz9
Mensajes : 13
Estrellas : 401
HP :
Pequeña charla | Arrendajo Sereno y Estrella de Sauce. GUbV6ZC100 / 100100 / 100Pequeña charla | Arrendajo Sereno y Estrella de Sauce. OTJM0pM
Género : Femenino
Rango : Líder
Usuario
La calma en su comportamiento continuó, dejando a Arrendajo Sereno hacer su trabajo, que en estas circunstancias incluía muchas veces regañar a los pacientes que hacían caso omiso a sus indicaciones. Era hasta interesante pensar en la profunda preocupación del curandero, cuando el que no obedecía a sus recomendaciones solamente se hacía daño a si mismo. Podía ponerse de su lado en el sentido de que uno debía cuidarse para seguir a disposición del clan, pero tampoco es que pudiera opinar mucho en las circunstancias en las que ahora mismo se veía envuelta.

Sacudió sus bigotes en una reacción risueña con la mención de su viejo ex mentor, y lo que le causó aún más divertimiento es el como decía que lo dejaría si es que tenía que caerle alguna reprimenda porque sería, de hecho, muy propio de su personalidad.

La serenidad de su actitud volvió a ser más notoria una vez el sermón pasó a un tono de preocupación por parte del contrario, una genuina. Estrella de Sauce no pretendía hacer que de todos los gatos enfermos, gastase más su energía en atenderla. Tenía una fuerte convicción por su buena salud, aunque eso mismo la llevase a ciertos extremos de vez en cuando.

—Lo sé —asintió mansamente—, descansaré por hoy, no hace falta que gastes tus medicinas en mi, o bueno, no más de las necesarias. —Cambió ligeramente la posición de su cuerpo, levantando y volviendo a apoyar la pata del músculo resentido. La presencia molesta seguía allí, latente, pero no le daba mayor importancia—. Hablando del viejo, ¿Cómo está? ¿Aceptó tus semillas de adormidera por fin?

Desde donde estaba era complicado ver la Guarida de los Veteranos, pero sabía que él estaría allí, recibiendo de mala gana las quejas constantes de Manto Espinoso probablemente.
Contenido patrocinado